23/9/2011

Galletas de Star Wars

  
¿Recordáis los cortapastas que compré en Williams-Sonoma en Nueva York? ¡Por fin los he estrenado! Y son alucinantes ¡Fijaos cómo salen las galletas del horno! Si casi no hace falta ni decorarlas...


No sólo hacen un corte limpio perfecto, sino que estampan las facciones sin que la masa se pegue o estropee lo más mínimo. Para no perder las facciones ya marcadas (que dibujarlo luego a pulso y a ojo no es sencillo...) probé a dibujar primero las facciones con glaseado denso (de delineado), así:


Y al cabo de una media hora, cuando estaba seco, rellené el resto con glaseado fluido. En algunas partes "inundó" la zona del glaseado del delineado, pero lo que quedó me sirvió de guía para delinear de nuevo una vez seco este glaseado fluido. Aquí podéis ver el paso a paso de Pujol ¿o era Yoda? en fin, siempre los confundo...


Se puede utilizar para cortar y estampar fondant para decorarlas, pero a mí no me gusta (para comer, que sí estéticamente) el fondant con la galleta. Así que ¡glaseado! La adaptación del de Sweet Sugar Belle, que desde que lo probé es mi favorito.



Una vez seco el segundo delineado blanco (tarda poco, el denso además tarda menos en secarse que el fluido) pinté lo naranja de los ojos e inmediatamente le di el negro.


Estos cortapastas funcionan de maravilla, me han gustado muchísimo ¡ojalá tuvieran más modelos!


May the cookies be with you... tininoniiiino - tininoniiiino - tininoniiiii

20/9/2011

Galletas decoradas: robots espaciales

 
¿Recordáis las fantásticas cartulinas que compré por internet de USA? Entre ellas estaban estas. Desde el momento en que las vi, quise convertirlas en galleta (¿galletizarlas? sí... eso). Adoro los robots infantiles y los colores de este diseño eran preciosos. Y aunque me ha costado más de lo que esperaba encontrar el momento de hacerlas ¡aquí están!


Excepto el cohete, cuyo cortapastas compré en Nueva York (¡en NY Cake Supplies!!), el resto están hechas con plantilla: escaneé la cartulina, recorté las figuras que quería en el ordenador (nave espacial, planeta y cabeza de robot), las pegué en Word al tamaño que quería que tuvieran las galletas, imprimí en una cartulina especial para impresora y las recorté. Luego hay que (armarse de paciencia y) ponerlas sobre la masa e ir recortando con un cuchillo pequeño siguiendo el contorno.


Estoy feliz no sólo con el resultado sino porque no sabía cómo hacer con las antenitas del robot, ya que si la galleta tiene tramos finos acaban rompiéndose... así que tras darle muchas vueltas probé a poner fideos recortados sobre la galleta nada más dar el glaseado azul, colocando un lápiz debajo de la parte que sobresale de los fideos para que se mantuvieran en esa posición hasta que el glaseado se secara totalmente. Luego los pinté con glaseado por delante y les puse en el extremo un sprinkle ¡me encanta cómo ha quedado!


He utilizado la adaptación del glaseado de Sweet Sugar Belle que me encanta porque además de ser precioso ¡no destiñe nada! puedo dar un color intenso y a los 20 minutos dar otro más claro encima o al lado, y queda perfecto. En esta ocasión lo batí 10 minutos adicionales a velocidad 1 (siempre con palas), para que tomara más brillo, y quedó bastante denso, no tuve que añadir azúcar glas para el glaseado del delineado.


Además, como podéis ver, utilicé brillantina comestible. Es Rainbow dust "Hologram white". Eso sí, acabé llena de purpurina de pies a cabeza, cuando llegó Julián me dijo que seguro que al acostarnos se me veía en la oscuridad :-D


Y ahora ¡SORTEO!

14/9/2011

Galletas de pistola

 
Ingredientes:

340 g mantequilla a temperatura ambiente
200 g azúcar
1 huevo
2 cucharadas soperas de leche
1 cucharadita de esencia de vainilla
½ cucharadita de esencia de almendras
525 g de harina
1 cucharadita de levadura



Precalentar el horno a 190 º C.
Batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso. Añadir el huevo, la leche, la vainilla y la esencia de almendras, y mezclar bien.
Mezclar la harina con la levadura e ir añadiendo gradualmente a la mezcla anterior, hasta que tenga una consistencia lisa y homogénea.
Poner la masa en la pistola e ir dando un clic sobre la bandeja de horno (sin papel de hornear) para hacer cada galleta. Hornear unos 10 minutos, hasta que las galletas estén ligeramente doradas por los bordes.

Trucos / consejos / comentarios:

¡Otra receta que recupero! Venía con la pistola para galletas de Wilton y es fantástica: están riquísimas, con una textura fabulosa y además mantienen la forma. Me estoy planteando utilizarla para hacer alguna vez galletas decoradas, la única pega que le encuentro es que no son muy duras, se rompen con más facilidad que las de la receta la que suelo utilizar.


Es importante no poner papel de hornear en la bandeja, ya que si lo ponemos la masa se irá detrás de la pistola en lugar de quedarse pegada a la bandeja. A veces no termina de salir bien la masa: en ese caso lo mejor es hacer una primera galleta con dos clics y continuar, esa primera galleta (sin hornear) se puede poner con el resto de masa para volver a hacer, ya que habrá quedado algo gordita.


Me salieron unas 100 galletas (unas 4 bandejas y media a la hora de hornear). Algunas las decoré con M&M's, grageas de chocolate y cerezas al maraschino, simplemente colocándolos sobre las galletas y aplastando un poco antes de hornearlas.


Por último una gran noticia...
¡Ya tenemos Amazon España! 

9/9/2011

Gofres esponjosos

  
Ingredientes:

2 huevos medianos
200 g harina
100 g mantequilla a temperatura ambiente
200 ml leche
100 g azúcar
2 cucharaditas de levadura
1 cucharita de azúcar vainillada
1 pizca de sal

En la Thermomix poner la mariposa y batir el huevo con el azúcar a velocidad 3 hasta que esté espumoso.
Quitar la mariposa e incorporar el resto de ingredientes menos la harina. Mezclar a velocidad 4 hasta que quede cremoso. Añadir la harina y batir 20 segundos a velocidad 3-5, hasta obtener una masa homogénea.
Con la gofrera caliente, verter lentamente la masa en cada molde. Cerrar y cocer 2 ó 3 minutos.


Trucos / consejos / comentarios:

He recuperado esta receta que publiqué hace tiempo (con unas fotos malísimas...) aprovechando que esta mañana Julián los ha preparado para desayunar. No son como los gofres auténticos de las ferias (receta aquí) sino que se parecen más bien a las tortitas: están esponjosos y a mí me encantan con jarabe de arce.

Los preparamos con esta gofrera que compramos en Lidl súper barata y que va fenomenal. Es totalmente antiadherente, con la forma perfecta... y calienta muchísimo, por eso yo los cuezo a la temperatura más baja, para evitar que se chamusquen por fuera quedando crudos por dentro.


No hay por qué hacerlos con Thermomix, se pueden preparar a mano o con cualquier otro robot de cocina ¡espero que os gusten!

5/9/2011

Tarta Sánchez

  
Ingredientes:

Bizcocho:
150 g chocolate negro
100 g mantequilla
4 huevos
150 g azúcar
120 g harina
1 cucharadita levadura

Relleno:
Mermelada de albaricoque

Almíbar:
100 g azúcar
225 ml de agua
3 cucharadas de Cointreau

Baño de chocolate

Engrasar dos moldes de 18 cm. de diámetro y cubrir la base con papel de hornear.
Fundir el chocolate y la mantequilla en un baño de vapor (como el baño María, pero sin que el agua toque el recipiente superior) hasta que quede una mezcla homogénea. Retirar del calor.
Batir las yemas con la mitad del azúcar en un bol hasta que estén pálidas. Añadir el chocolate y la mantequilla y continuar batiendo.
Tamizar la harina con la levadura y añadirla a la mezcla anterior.
Precalentar el horno a 180 ºC.
Montar las claras a punto de nieve con el resto del azúcar e incorporarlas a la mezcla anterior con movimientos suaves y envolventes. Verter la mezcla a partes iguales entre los dos moldes. Hornear a 180 ºC durante unos 20 minutos, hasta que al clavar un pincho metálico salga limpio. Si la parte de arriba empezara a dorarse demasiado, cubrir con papel albal. Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Calentar  los ingredientes del almíbar (el azúcar, el agua y el Cointreau) en un cazo hasta que empiece a hervir, y dejar hervir durante 4 minutos hasta formar el almíbar. Empapar los dos bizcochos con este almíbar. Emplatar un bizcocho, poner mermelada por encima y colocar encima el otro bizcocho. Bañar la tarta con la cobertura con ayuda de una cuchara hasta que esté cubierta totalmente. Refrigerar un par de horas antes de servir.


Trucos / consejos / comentarios:


Cómo no, otra receta de "Chocolate moderno" . Una españolización de la tarta Sacher. La mejor tarta de chocolate que he preparado jamás ¡y llevo unas cuantas hechas! Pero es que con este libro todo es un éxito seguro. He mantenido todo igual que en la receta original salvo que he preparado el bizcocho en dos moldes en lugar de hacerlo en uno sólo y partirlo por la mitad, ya que se hornean más uniformemente y... lo de partirlo es una historia, siempre acaba el bizcocho medio desmigajado. Y he especificado Cointreau en lugar de indicar "licor a elegir" porque pienso que el Cointreau le va perfecto.
 
Hice la tarta con prisas porque habíamos quedado con unos amigos que venían a pasar el día en casa y tuve que correr para terminarla antes de que llegaran. Así que los bizcochos no me quedaron tan alineados como deberían uno sobre el otro y las fotos las hice rápidamente justo antes de comérnosla. Aún así creo que en las fotos se aprecia lo bonita que es.
 
Utilicé una mermelada de que hizo mi madre con los albaricoques de su jardín ¡riquísima! En el libro indican que se pase por la batidora y se cuele la mermelada pero en mi caso no fue necesario.
 
Preparé el bizcocho con ayuda de mi Kitchen Aid ... Sobre todo para montar las claras a punto de nieve es estupendo poder contar con ella, porque ni siquiera la Thermomix las deja tan firmes.

Baño de chocolate

 
Ingredientes:

150 g chocolate negro troceado
150 g nata líquida para montar
75 g mantequilla

Calentar la nata en un cazo hasa que empiece a hervir. Retirar del fuego. Añadir el chocolate troceado y la mantequilla. Remover con una cuchara de madera hasta que esté todo bien mezclado.


Trucos / consejos / comentarios:

Otra receta de "Chocolate moderno" ¡definitivamente mi libro de recetas preferido! Es que todas las recetas salen fabulosas a la primera, es una maravilla.
 
Esta cobertura se hace en un momento, tiene un brillo espectacular, una textura perfecta y un sabor delicioso ¡mejor imposible! La voy a utilizar mucho en todo tipo de postres a partir de ahora. Espero que os animéis a probarla, en serio, os va a encantar.
 
Como aún no tengo cogido el punto al espesor ideal que debe tener el baño (va espesando al enfriarse) en el momento de verterlo sobre la tarta, lo vertí estando aún caliente y luego fui dejándolo reposar, recogiendo con una cuchara lo que había caído por los lados del bizcocho al plato y volviéndolo a dejar caer por encima, y así una y otra vez hasta que casi no quedó chocolate caído al plato. De esta forma los lados quedaron lisitos y biem cubiertos, y además la capa era espesita.
 
Cuando empecé a preparar tartas uno de mis mayores quebraderos de cabeza era cómo pasarlas al plato en el que iba a servirlas después de montadas... gran error ¡no hay que pasarlas a ningún lado! hay que montarlas en el plato de servir directamente. El truco para que no se manche dicho plato de servir es poner tiras de papel albal formando un círculo, de modo que parte de cada tira quede debajo del bizcocho y parte fuera. Una vez montada y, en este caso, una vez frío y duro el baño de chocolate, se retiran cuidadosamente las tiras una por una, y si quedara alguna manchita se limpia con un paño húmedo. La próxima vez que lo haga y no vaya a la carrera como en esta ocasión haré fotos para que quede más claro, ya veréis qué sencillo.