25 de jun. de 2011

En Francia

  
¡Estoy de vacaciones!

Después de un par de días en San Sebastián,


Hemos llegado a Bordeaux (nos encanta...) y hemos hecho una pequeña excursión a la playa, cerca de Arcachon,


Y mañana iremos a la zona del Loira con sus fabulosos castillos que ya visitamos brevemente hace un par de años. Entonces nos gustó tantísimo que nos quedamos con ganas de volver más tranquilamente ¡y por fin ha llegado el momento!

Y para poneros un poco los dientes largos....



VIVE LA FRANCE!

Masa de galletas de cacahuete para decorar

  
Ingredientes:

250 g harina tamizada
100 g azúcar moreno tamizado
1/2 cucharadita de levadura
65 g de mantequilla cortada en dados
65 g de Golden Syrup
1 huevo ligeramente batido
1-2 cucharadas de leche
65 g de mantequilla de cacahuete





Poner la harina, el azúcar y la levadura en un cuenco y mezclar bien. Añadir la mantequilla y con las puntas de los dedos mezclar hasta que tenga la textura de pan rallado.
En otro cuenco, mezclar el huevo, el sirope, una cucharada de leche y la mantequilla de cacahuete.
Hacer un hueco en el centro de los ingredientes secos y añadir la mezcla de huevo. Mezclarlo hasta que quede una masa suave. Añadir más leche si es necesario.
Dividir la masa en dos partes iguales, poner una parte sobre papel de hornear, colocar encima también papel de hornear y pasar un rodillo hasta formar un círculo de 6 mm de grosor. Dejar reposar en la nevera 2 ó 3 horas. Cortar con los cortapastas deseados y hornear a 170 ºC durante unos 15 minutos.


Trucos / consejos / comentarios:

Esta receta es del libro Biscuiteers Book of Iced Cookies. Sólo he añadido lo de dejar reposar en la nevera antes de cortar y hornear, porque es lo que hago siempre con la masa para galletas decoradas y funciona muy bien.
 
Yo utilicé la Kitchen Aid con palas en velocidades bajas (1 y 2). Por este motivo dejé que la mantequilla tomara algo de temperatura, ya que si no creo que no se habría mezclado bien (haciéndolo con los dedos como indica la receta original sí es posible).
 
Las galletas están bastante ricas, mantienen la forma (¡incluso a pesar de la levadura!) y únicamente la superficie queda algo más irregular que en las de la receta tradicional. En definitiva, una receta estupenda que repetiré seguro.
 

22 de jun. de 2011

Biscuiteers Book of Iced Biscuits

  
El libro que todo fan de las galletas decoradas debería tener ¡qué maravilla! es fantástico, aunque sólo sea por deleitarse mirando las fotografías de las fabulosas galletas decoradas que vienen, merece la pena comprarlo. Me costó 14,99 libras en Londres, pero podéis comprarlo en Amazon UK por ¡8,59 libras! ufff, veo que hice el canelo comprándolo allí :-P


Además de muchísimas ideas geniales para galletas decoradas, vienen diferentes recetas de masa para galletas decoradas, glaseado, explicaciones de cómo cortar las galletas y cómo decorarlas y además plantillas para galletas.


¿Verdad que es una maravilla? Desearía tener tiempo suficiente para probar a hacer todas las recetas y los modelos que vienen ¡¡¡ya!!!

Cartulinas decoradas

  
Hace poco, buscando por la red cartulinas decoradas (patterned paper), di con la fantástica web Scrapbook. No he encontrado ninguna otra con la variedad y los buenos precios de esta. La única pega: como siempre para las tiendas de USA los gastos de envío y el riesgo de que lo intercepten los de aduanas y haya que pagar el rescate. En mi caso hubo suerte y llegó directo a Correos.

Todas las cartulinas son fantásticas ¡ojalá hubiera pedido muchas más! porque además después de hacerlo vi que los gastos de envío (30,85 $) eran mayores que el precio de las cartulinas (25,53 $ las 25 unidades que compré)... pero me di cuenta demasiado tarde. Aún así el dólar está tan barato que resulta totalmente asequible.

De las que más me he enamorado ha sido de estas. Y algunas de ellos ¡tienen brillantina en los dibujos! son fabulosas:







También venden troqueladoras (perforadoras / punches), pegatinas y muchas otras herramientas y accesorios.

Y ahora ¡a hacer cositas con ellos! Ya os iré contando. De momento más de uno acabará convirtiéndose en galleta decorada, seguro ;-)

13 de jun. de 2011

Pops de Playmobil

Edito el 09/02/12: Hice estos pops con una nube de esas blancas americanas en lugar de bizcocho. La pinché directamente en el palito y la bañé en el candy coating:


Para el pelo: teñí fondant con colorate en gel marrón, lo extendí con un rodillo de fondant, recorté el pelo con un cuchillito y lo humedecí un poco por la parte interior para que se quedara pegado al pop. Con la base de una boquilla grande recorté círculos gruesos y los puse sobre lo que sería la parte de arriba de la cabeza del Playmobil. Los ojos y la boca los pinté con rotuladores comestibles Americolor Gourmet.


Tengo que decir que pese a que no me apasiona el chocolate blanco (para chocolate, el negro o con leche...) y el candy coating se parecen a este, el resultado: esponja+Candy Melt+glaseado está riquísimo. De hecho fue lo primero que voló en el cumpleaños.

10 de jun. de 2011

Galletas decoradas (con transferibles): Playmobil

  
¡Por fin me he estrenado con los transferibles! Los vi por primera vez en el blog de Sweetopia y me pareció una idea fantástica: dibujar con el glaseado no directamente sobre la galleta, sino sobre una transparencia, y pegarlos una vez secos a la galleta con un poco de glaseado fresco. Como no tengo KopyKake (ni ganas de tener un trasto tan enorme en casa...) le vi la doble ventaja a los transferibles de que podía "calcar" el dibujo simplemente colocando la muestra debajo de la transparencia.


Así que compré varias transparencias tamaño A-4 en una papelería, imprimí una carita de Playmobil al tamaño que quería y ¡manos a la obra! Primero hay que untar un poco de mantequilla o margarina en las transparencias para que el transferible, una vez seco, se desprenda sin problema. Aunque soy anti-margarina, en este caso es lo que utilicé porque resulta más cómoda de untar. El glaseado se hace igual que siempre, en este caso utilicé la receta de Sweet Sugar Belle adaptada.

Primero, con la cara impresa debajo de la transparencia, para calcarla, delineé el contorno del pelo y la cara con glaseado espesado con azúcar glas, porque quería que quedaran bien definidos. Una vez seco rellené con glaseado fluído. Y al día siguiente desprendí las caritas de la transparencia (es muy fácil, se despegan solas). Pensé que serían muy delicadas pero qué va, el único peligro es que se caiga y se dé un golpe seco, que se parte, pero se pueden coger y manipular sin miedo. Aquí tenéis cómo queda el transferible por delante y por detrás:


Utilicé la cara de Playmobil impresa en papel para marcar dónde iban los ojos y la boca con un rotulador comestible. Dudé mucho entre utilizar rotulador comestible o glaseado, porque este primero me queda siempre como aguado, con zonas más claras que otras, y además me da la impresión de resultar "falso", no sé... A ver si pruebo con otras marcas. El caso es que finalmente utilicé el rotulador, aunque una vez seco, volví a pintarlo encima por segunda vez para que quedara más intenso.


Después puse un poquito de glaseado sobre la galleta, pegué la carita, y con glaseado espeso dibujé el contorno del pelo porque quería que quedara aún más marcado. Otra ventaja de los transferibles es que el glaseado no transmite humedad a la galleta, de forma que esta se mantiene igual de crujiente.

Algunas galletas las cubrí previamente con glaseado fluído rojo o azul para que quedara más colorido.


¡Y listo! Seguro que repetiré.

9 de jun. de 2011

Imprimibles gratuítos de Playmobil / Playmobil free printables

  
Con ayuda de Photoshop preparé los adornos para la fiesta de cumpleaños Playmobil de Daniel:


Las banderitas las hice recortando cuadrados con las tijeras de Creatividades. Luego los doblé en diagonal y los pegué con pegamento de barra dejando el trozo de lana rojo por dentro.

Las invitaciones:


Los discos/piruletas para los cupcakes:



Los adornos para las pajitas:


Los pinchos de gominolas:


Y las etiquetas para las bebidas y las chuches:


Aquí tenéis los imprimibles en formato JPG (les he quitado el nombre "Daniel") por si queréis hacer una fiesta Playmobil: basta con que pinchéis sobre cada imagen con el ratón, se pondrá a pantalla completa y entonces pulsáis el botón derecho del ratón y seleccionáis "Guardar imagen como". Una vez los grabéis, podéis pegarlos en una hoja word y luego imprimir. Yo imprimí a color en cartulina blanca especial para impresora (Unipapel A4 180 g) y en algunos casos los pequé a un círculo de cartulina de color recortado con troqueladora.

Discos de 5 cm. (pajitas y pinchos de chuches):

Discos de 5,5 cm. (para adornar cupcakes):



Discos de 7,5 cm. (también para adornar cupcakes):



Invitaciones (he dejado en blanco la fecha y la dirección):


Etiquetas para bebidas (10 cm.):


Y para chuches (6,5 cm.):


¡Feliz fiesta Playmobil!

8 de jun. de 2011

Tarta arcoiris / Rainbow cake

  
Ingredientes:

Bizcocho:
225 g mantequilla a temperatura ambiente
465 g azúcar
5 claras de huevo a temperatura ambiente
2 cucharaditas de esencia de vainilla
375 g harina
4 cucharaditas de levadura
1/2 cucharadita de sal
355 g leche a temperatura ambiente (*)
Colorantes en gel

Buttercream de merengue suizo para rellenar:
9 claras de huevo
350 g azúcar
530 g mantequilla a temperatura ambiente
2 cucharaditas de esencia de limón

Buttercream de merengue suizo para cubrir:
4 claras de huevo
160 g azúcar
140 g mantequilla a temperatura ambiente
1 cucharadita de esencia de limón

(*) Se puede utilizar recién sacada de la nevera, poniéndola 20 segundos en el microondas.

Precalentar el horno a 175º C y preparar moldes de 18 cm. de diámetro con papel de horno en la base, y con spray o mantequilla en el lateral.
Batir el azúcar y la mantequilla hasta que estén cremosos. Añadir las claras poco a poco. Añadir la vainilla y mezclar hasta que esté totalmente incorporada. En un cuenco tamizar la harina con la levadura y la sal. Aañadir, alternando, la leche y los ingredientes secos en dos veces.
Dividir la mezcla en tantos cuencos como capas queramos. Para que sean idénticos, debemos pesar la masa total, dividir entre el número de capas y poner el resultado en cada cuenco. Mezclar con un colorante en cada cuenco. Pasar a los moldes y hornear 15 minutos cada uno. Sacar del horno y pasar a una rejilla para que se enfríe 10 minutos. Después poner uno encima de otro separándolos con papel de hornear (son muy pegajosos) y dejar en la nevera.

Tanto para la cobertura de relleno como para la de cubrir, pero haciéndolo separadamente: Cocinar las claras y el azúcar en una pequeña cacerola a temperatura media (en vitrocerámica 7 sobre un total de 9), removiendo constantemente hasta que el azúcar se haya disuelto (cuando al coger la mezcla entre los dedos y frotarla esté suave). Verter en el cuenco de la Kitchen Aid con varillas (o Thermomix con mariposa) a velocidad 8 hasta que esté a temperatura ambiente y forme picos duros. Batir a velocidad 3 e ir añadiendo la mantequilla troceada, esperando a que se vaya integrando antes de añadir más. Cuando esté toda incorporada subir progresivamente a velocidad 8 y batir hasta que esté bien mezclado. Añadir el extracto, batir brevemente y usar. Si queda demasiado líquido después de añadir la mantequilla y no espesa después de batir, refrigerar 5-7 minutos y volver a batir hasta que esté esponjoso.


Trucos / consejos / comentarios:

La receta original es del blog Whisk Kid. Lo único que he cambiado es el tamaño de los moldes (los he puesto un poco más pequeños), y he puesto menos cantidad para el buttercream de cubrir (me sobró mucho) y menor proporción de mantequilla de la que indica la receta original porque el del relleno (que en lo único que se diferencia es en llevar más proporción) me pareció que quedaba un poco pesado y además amarilleaba con la mantequilla. Para comer me gustó más este con menos mantequilla: una textura más agradable, un color más bonito, un sabor más rico, y más ligero que el del relleno. Pero el del relleno queda más compacto, es más fácil de extender, y además curiosamente cuando lo corté no se veía amarillento, no sé si por el contraste con las capas de bizcocho o porque se aclaró con el reposo y/o con el frío de la nevera. Así que cuando vuelva a hacerlo le pondré la mantequilla que indico aquí, un poquito más de la que utilicé, para que quede más consistente y fácil de untar. El buttercream de merengue suizo es mucho más ligero y, para mi gusto, agradable de comer, que el buttercream tradicional, me ha parecido riquísimo.

Me hubiera gustado hacerle fotos en condiciones con el corte, pero Julián me dijo que quedaría fatal presentarla en el cumple ya cortada y... desistí. Así que le hice las que pude en el jardín antes de servirla y al día siguiente al trozo que quedó, pero bueno, ya tengo otra excusa para repetirla :-)

Debo decir que mi intención fue hacer una tarta de Playmobil: un castillo, una cara, un muñequito... pero habría tenido que utilizar fondant y mi experiencia con él es que los niños lo dejan apartado en el plato. Así que pensé hacer esta tarta combinando capas rojas y azules, los motivos del cumple. Pero en el último momento ¡era tan bonito el de la foto! decidí hacerlo tal cual. Así que tiré palante y luego le planté unas banderitas azules y rojas arriba, porque total, hasta que no lo "abriera" sólo se vería blanco.

Y me alegro de haberlo hecho ¡quedó tan vistoso! Realmente impresionante, supongo que el secreto de que la masa mantenga unos colores tan vivos (utilicé colorantes Americolor) tras el horneado es la proporción exagerada de azúcar sobre harina. Aunque tiene el inconveniente de que queda muy pegajoso, durante el horneado olía a caramelo líquido... Los horneé de 3 en 3, porque tengo 3 moldes de 18 cm. que compré en Amazon UK. En los primeros simplemente utilicé spray para desmoldar, pero incluso así se iban trozos pegados en la base, así que en los siguientes puse papel de hornear y retirándolo con cuidado quedaron mejor. Después se pegaron a la rejilla en la que los dejé enfriando, pero afortunadamente al montarlos se disimula. Creo que el problema es que mi "rejilla" en realidad es una parrila de carne con separaciones muy grandes entre los alambres que acaban clavándose al bizcocho, pero aún así hay que tener cuidado en este paso, son muy delicados. Yo me ayudé de un disco para levantar tartas que compré en Lidl hace tiempo para pasarlos de la rejilla a la nevera. Lo de la nevera debe de ser para que se compacten un poquito con el frío y no sean tan delicados.


Para montarla puse papel albal cortado en tiras colocado de forma concéntrica sobresaliendo un poco por fuera y entrando un poco más al interior de donde irían los bordes de la tarta. Así no se mancha el plato mientras decoramos la tarta con la cobertura. Y una vez cubierta, retiramos las tiras cuidadosamente una a una. Yo las hice demasiado largas, llegaban demasiado adentro, y como el pastel es muy pesado (¡8 capas más todo el buttercream!) alguna se me rompió al tirar y se quedó parte debajo... pero bueno, tampoco es un drama.

Al principio pensé que era una cantidad exagerada de buttercream de relleno pero ¡qué va! lo gasté todo en la decoración. El día que lo repita pesaré también esto en 6 partes para que me queden con idéntico grosor. Tened cuidado al extender de no frotar el bizcocho porque si no se levantarán miguitas y quedará el buttercrem manchado con ellas, no es que sea algo terrible pero queda más bonito si esto no sucede.

Como esta tarta lleva muchísimas claras de huevo lo que hice fue comprarlas en bote en Mercadona.

Parece complicado de hacer y que lleve mucho tiempo, pero no, yo lo hice en una tarde y lo que más tiempo me llevó fue tratar de que la cobertura quedara lo más lisita y mona posible. La hice el día anterior al cumpleaños y la dejé en la nevera hasta un par de horas antes de tomarla. Y de sabor me encantó, empacha bastante y es muy dulce, pero me  pareció deliciosa.

6 de jun. de 2011

Fiesta Playmobil: la mesa

Hasta el último momento estuve preparando hasta el último detalle... hasta que llegaron los invitados ¡y entonces, mientras hablaba con otras mamás, caí en que aún no había hecho fotos de la mesa ya montada! Así que para cuando las hice ya habían volado algunas galletas, cupcakes, pops y chuches, y además las botellas de refrescos asomaban por ahí. Deberían poner mi foto en "despistado/a" en el diccionario. Pero ¡más vale tarde que nunca! Estas son algunas de las que hice:


El mantel tenía un tamaño perfecto, alargado como la mesa. Y los platos, vasos y servilletas a juego quedaban preciosos. Nosotros los compramos en el Funpark de Playmobil de Zirndorf, pero he visto que los venden también aquí.


Me encanta cómo quedaron las pajitas con los círculos del pirata y el vaquero. Aquí tenéis todos estos recortables para que podáis utilizarlos si queréis.


Las gominolas las hice con esta receta. Pero en el caso de las azules, como no hay (o no encontré) ninguna gelatina de sabor con color azul, lo que hice fue utilizar otro sobre de gelatina neutro y añadir al final colorante en gel azul y esencia de almendra, pero debo decir que no quedaron muy ricas... estaban más buenas las de fresa. Las pinché en un palito para brochetas de los que venden en el súper.


Estuve muy tentada de hacer cupcakes con cobertura roja y azul, bien a base de mascarpone, bien con icing sugar. Pero finalmente pensé que a los niños les gustaría más esta deliciosa crema de chocolate, más rica aún que la Nocilla. Para las magdalenas utilicé esta receta que me gustó tantísimo, pero en esta ocasión sustituí el café por una cucharada de esencia de vainilla.


Las banderitas de la tarta (receta aquí) las recorté de un papel grueso de colores que compré hace tiempo en Lidl. Luego fui pegándolas por parejas con pegamento de barra pillando el hilo (uno normal, del de coser) entre medias, por la parte alta, y por útlimo até los extremos a dos palitos para brochetas ¡me encanta el resultado! Lo había visto en webs de USA y estaba deseando hacer alguna.



Hice pops de Playmobil (explicación aquí) y ¡por fin conseguí entenderme con el candy melt! Lo había intentado dos veces antes con... eeeeh... digamos "poco éxito" y ya me sentía incompatible con él. Y, ya puesta, decoré también algunos con chocolate y sprinkles, aunque volaron rápidamente y apenas se ven en las fotos. E hice un experimento con dos de ellos pegándoles los transferibles de caritas Playmobil que me sobraron de las galletas.


Utilicé los preciosos globos que compré en Shop Sweet Lulu. Y la guirnalda de cumpleaños del Playmobil Funpark de Zirndorf. Además de una guirnalda de banderitas azules y rojas que hice yo misma.


El castillo hinchable era una auténtica pasada. Al final tuve que subir yo también para probarlo, jeje, tenía hasta tobogán y canastas. Eso sí, si nos descuidamos no entra en casa ¡era enorme! Lo alquilamos, igual que el del año pasado de Bob Esponja, en "Tu hinchable en casa". Conste que ni me pagan comisión ni les conozco de nada más que de haberles alquilado estos dos hinchables ¿eh? Pero en ambas ocasiones hemos quedado muy contentos y los niños ¡ni os cuento! Recuerdo que uno el año pasado decía que era el mejor cumpleaños al que había ido en su vida :-). Esta vez, eso sí, contratamos por 65 € adicionales el transporte y el montaje, porque el año pasado fue un auténtico infierno hacerlo nosotros mismos, son demasiado grandes y ni os cuento lo que pesan. El alquiler eran 115 €, así que en total pagamos 180 €... barato no es, pero merece la pena: los niños no se bajaron más que para comer y beber, y para bañarse en la piscinita. Y entre los regalos no podían faltar algunos Playmobil y un libro genial, imprescindible para cualquier fan de estos muñequitos: "La vuelta al mundo con Playmobil", el tercero de la saga.


El año que viene espero no olvidar fotografiar la mesa antes de que vuelen las cosas. Por cierto ¡no quedó ni una sola galleta! Les encantan a los niños. Y los pops de Playmobil también desaparecieron.


¡FELIZ CUMPLEAÑOS DANIEL!