28/2/2011

Cupcakelosophy. Sapos... ¿o príncipes???

  
Hace unos días visitando el fantástico blog de Silvia, "Mi dulce tentación", pinché un enlace y acabé en otro blog increíble: "Cupcakelosophy", de Davinia. Tiene una estética preciosa, me gustó tanto que en seguida me puse en contaco con ella para pedirle que dejara mi blog como el suyo. Al final como soy una impaciente he ido haciendo yo misma algunos cambios. Os sugiero a quienes querais ponerlo tan bonito como el suyo que contactéis con ella como hice yo.

El caso es que me ofreció una colaboración en su blog con unas galletas decoradas, y me puse manos a la obra. Si queréis ver su post, pinchad aquí.






27/2/2011

Galletas decoradas: Matrioshkas

  
¡Por fin he hecho las Matrioshkas! En turquesa y fucsia, dos de los colores que más me gustan:


Me encanta cómo combinan:


Ha quedado un colorido precioso:


No utilicé cortapastas, sino una plantilla en cartulina que hice escaneando unas pegatinas de Accesorize e imprimiendo en cartulina especial para impresora. Me he guardado la plantilla porque seguro que repito.




Primero dibujé la linea entre el pelo y la cara, con glaseado amarillo espesado y boquilla nº 3. A continuación (inmediatamente, sin esperar a que secara) pinté la cara y el pelo con glaseado fluído (tal cual queda en la receta de glaseado de Postreadicción). Después, también sin esperar, pinté el turquesa y el fucsia del cuerpo y la cabeza. Es una maravilla este glaseado porque apenas destiñe y por tanto no son necesarios tiempos de secado excepto para los detalles finales. Para esto sí que hay que esperar a que la superficie esté lo suficientemente dura como para no agrietarse cuando se dibuja sobre ella. Estos dibujos (puntitos, flores, círculos, rayas...) los hice con glaseado espesado utilizando boquilla nº 3 excepto para los ojos, que utilicé el nº 2.

Mañana ¡SORTEO!

20/2/2011

Bizcocho de manzana y canela

  
Ingredientes:

Bizcocho:
125 g mantequilla a temperatura ambiente
2 manzanas peladas, sin semillas y en dados
2 cucharadas de zumo de limón
125 g azúcar glas
1 cucharadita de esencia de vainilla
2 huevos batidos
150 g harina leudante

Cobertura:
50 g almendras picadas finas
50 g harina
50 g azúcar de caña
1/2 cucharadita de canela molida
30 g mantequilla fundida

Calentar el horno a 180ºC. Engrasar y forrar con papel de hornear un molde de 28x20 cm.
Rociar la manzana con el zumo de limón.
Batir la mantequilla a punto de pomada (con Kitchen Aid, palas planas 3 minutos vel. 3, bajar la mantequilla de las paredes y las palas las veces que sean necesarias). Añadir el azúcar cucharada a cucharada y la esencia de vainilla (vel. 1), cuando esté integrado subir de velocidad (vel. 3) y batir hasta que claree. Añadir los huevos lentamente (vel. 1), subir de nuevo de velocidad (vel. 3) cuando estén integrados.
Tamizar la harina y añadirla cucharada a cucharada a la mezcla anterior (vel. 1). Añadir la manzana y remover (vel. 1) lo justo para que quede bien repartida.
Para la cobertura, mezclar los ingredientes hasta que tengan una textura como de serrín.
Extender la masa en el molde, espolvorear la cobertura por encima y hornear durante unos 45 minutos.


Trucos / consejos / comentarios:

Esta receta es del fantástico libro "Paso  a paso, repostería y panadería". No he modificado nada de la receta original aparte del tamaño del molde (28x20 en lugar de 28x18, porque es el que tenía y ha quedado perfecto), sólo he añadido precisiones en cuanto a tiempos y velocidades en Kitchen Aid. También se puede hacer con Thermomix a las mismas velocidades, y para la mantequilla a punto de pomada utilizando la mariposa. O bien a mano, aunque puede acabar uno con agujetas en el brazo.

Yo sólo engrasé el molde, no lo forré, y como no era desmontable sólo pude sacar el bizcocho tras cortarlo en tiras (que por otra parte es como se presenta en el libro). La próxima vez pondré papel de hornear debajo sobresaliendo por los lados, para poder sacarlo del molde tirando de esos extremos.

Para este tipo de postres siempre utilizo manzanas Golden, pero iba mal de tiempo y sólo tenía manzanas rojas, unas riquísimas, que son las que utilicé. Y el resultado ha sido estupendo. Al morder el bizcocho no se nota la manzana, pese a estar cortada en dados, sólo su sabor, ya que se queda blandita como el resto de la masa.

Utilicé almendras muy molidas porque no tenía picadas más gordas y por eso la cobertura me quedó menos grumosa que la del libro. Pero aún así crujiente y riquísima.

Para la masa hablan de "azúcar superfino dorado" que entiendo que es azúcar glas. A mí me ha ido bien con este, aunque seguro que también queda estupendo con azúcar normal.

Está riquísimo así sin nada, pero también con nata montada o natillas líquidas.

El resultado es delicioso, me ha encantado, seguramente lo haré a menudo para tomarlo de merienda a lo largo de la semana. La combinación de manzana y canela me gusta muchísimo, de hecho puse algo más de canela de la media cucharadita que se indica, pero eso ya es al gusto de cada uno. Me ha recordado a un Apfel Schnitte sensacional que tomé hace años en Múnich y que luego traté de hacer con una receta que encontré en una web alemana, con un resultado mediocre. Esta receta se parece muchísimo más y el resultado es increíble.

13/2/2011

Galletas decoradas de San Valentín

  
Al glaseado blanco le he puesto colorante blanco para que quede aún más claro. Las bolitas multicolores de la galleta rosa no están hechas con glaseado: son sprinkles, como los fideos de colores de los corazones huecos.





Para hacer los dos corazones unidos corté primero dos corazones, después recorté el borde de uno con el mismo cortapastas y coloqué juntos ambos corazones en crudo para que se quedaran unidos durante el horneado.

El expositor de galletas de triple altura lo compré la semana pasada en Laura Ashley ¡me encanta!

¡Feliz San Valentín!

Glaseado de sirope de maíz

  
Ingredientes:

130 g azúcar glas tamizado
15 g sirope de maíz
20 g leche
3 gotitas de zumo de limón
Opcional: colorantes alimentarios

Remover suavemente con un tenedor o unas varillas.




Trucos / consejos / comentarios:

Hacía tiempo que queria probar la receta de glaseado de Amanda ("I'm a baker") ¡y por fin lo he hecho hoy! La verdad, temía que no fuera gran cosa porque parecía demasiado sencilla y rápida... así que ha sido una feliz sorpresa comprobar que funciona. Sin embargo hay algo que no me convence: aunque en un primer momento queda muy brillante y bonita, a medida que se va secando y pasan los días se va quedando con un aspecto poco uniforme, como con manchas. Y además se pone durísimo.

Las cantidades originales eran:
1 taza de azúcar glas tamizado
1 cucharada de sirope de maíz
1 cucharada de leche (+ 1 cucharadita adicional si es para rellenar)
2 gotitas de zumo de limón

Lo que traducido a gramos, según mi medida de taza (250 ml) y de cuchara (15 ml) son:
135 g azúcar glas tamizado
15 g sirope de maíz
10 g leche
2 gotitas de zumo de limón

Pero me quedaba una pasta grumosa y seca, así que añadí más leche hasta que estuvo lo suficientemente fluída. Pensaba mantener las proporciones de sirope de maíz/leche, pero como me ha gustaba tanto su textura al decorar las galletas finalmente lo dejé tal y como la había hecho.
 
Se prepara en unos segundos y ya está listo para utilizar. Y encima no tiene las pegas de otros glaseados en cuanto a que no destiñe, no se baja al secar (ya que no es merengue), no forma picos al levantar la boquilla del dibujo, es muy cohesivo (no se vierte por los bordes de la galleta a menos que esté demasiado fluído), no le salen burbujas (aunque curiosamente a veces se quiebra la superficie en tramos finos, como rayas, al secarse) y se extiende fenomenal. Aunque no serviría por ejemplo para dibujar rayas con bastante volumen (altas) o hacer escritura pequeña precisamente por ser tan cohesivo, casi recuerda al mercurio. Es más pegajoso y pastoso que el glaseado tradicional. Para rellenar utilicé boquillas nº 5 y para delinear las rayas y puntos utilicé en algunas la nº 5 y en otras la nº 3 (para mi gusto queda mejor con esta última).

A las pocas horas de decorar las galletas el acabado es tan brillante que parece húmedo y sorprende tocarlo y notar que está duro y no se ralla ni aplasta con facilidad. Los primeros días es agradable de morder, está algo más blando que los glaseados a base de polvo de merengue, pero aún así es resistente. Sin embargo al cabo de un tiempo se queda más duro que aquellos.

Sirope o jarabe de maíz

  
El jarabe o sirope de maíz ("corn syrup") es un edulcorante líquido, creado a partir del almidón o fécula de maíz. Su textura es parecida a la de la miel. Hace que los pasteles queden más jugosos y se mantengan tiernos más tiempo. Se utiliza en bastantes postres americanos. Lo hay ligero ("light", que no significa que sea de dieta ¿eh? sino que es clarito) y oscuro ("dark"). Si no se especifica lo contrario se utiliza el ligero.

La marca más conocida es Karo y viene en botes de 450 g.


Por lo que he leído aquí no es demasiado saludable... tiene una textura pegajosa similar a la de la miel, así que quizás se pueda sustituír por esta pero no he hecho la prueba aún.