30/7/2010

Galletas para poner en las tazas

   
Ya he estrenado mi nuevo cortador comprado en Alemania del que os hablaba aquí. Este es el resultado:


¿A que son una chulada? Utilicé esta receta para la masa y, como se mantienen perfectas durante mucho tiempo, la próxima vez haré bastantes para tenerlas siempre listas cuando nosotros o algún invitado tome una taza de café, té, leche, cola-cao... ¡cualquier excusa es buena!


Probaré a decorar alguna por curiosidad, a ver cómo queda. Pero creo que así están ya estupendas.


28/7/2010

Compras en Alemania

  
Para mí uno de los mejores momentos de un viaje es cuando llego a casa y saco los pequeños tesoros que he ido recolectando por distintos lugares y tiendas... Los pongo todos juntos y los fotografío, para recordarlos, porque luego acaban dispersos por casa o en mi estómago (esto último sólo si son comestibles, lo juro).

Estos, sin ir más lejos, ya no existen, al menos no en su anterior forma...



Los Tender con Kirsch (cereza, sabe como la Amarena de Fabbri) estaban de vicio. Y los Schoko-Bananen de Casali, con plátanos "Chiquita", ni os cuento... quiero probar a hacerlos con la receta de nubes de plátano, bañándolas luego en chocolate; ya os contaré qué tal quedan. Las Schoko-Orangen también estaban ricas, pero me gustaron más las de plátano.

Chuches... la del cerdito y la de la bandera de Suiza estaban riquísimas. Son de la tienda Lollipop de Freiburg, donde hice las otras 4 fotos. ¿Chicles con sabor a carne y Jelly-beans con sabor a bacon? ufff, no me animé a probarlos.




Mentos con sabor a Coca-cola ¡riquísimos! No los había visto nunca antes, así que me traje provisiones para una buena temporada. Lo de la derecha son merenguitos duros parecidos a los que compré en Roma en octubre de 2009, que utilicé para decorar la tarta rosa del encabezado del blog. Quiero probar a hacerlos yo, con colores más intensos y variados, y quizás con sprinkles por encima...














La gelatina de Kirsch la he comprado con la esperanza de poder hacer nubes con sabor a Amarena Fabbri... mmh... probé hace unos meses con una gelatina de cerezas que encontré en Lidl, pero estaba muy insípida. Y esa crema de nata y caramelo tiene una pinta increíble. Con el mazapán espero hacer figuras para decorar alguna tarta, utilizando colorantes; allí tenían todo tipo de cosas monísimas de mazapán, sobre todo platitos con Weiβwurst y Bretzels. En cuanto a los glaseados (0,99 cada sobre), estoy deseando volver a  hacer donuts al horno para estrenarlos. Por todas partes había espesantes de nata baratísimos (los del Dr.Oekter un poco m´s caros) y sobres de azúcar vainillada, que por cierto, indican un peso neto de 8 g / ud. El Tortenguss supongo que será tipo gelatina... habrá que probarlo. ¿Y qué me decís del azúcar de COLORES y los "Crispies&Streusel"? Pongo una foto debajo con los sobrecitos que contenían las cajas.



En Legoland Deutschland, al que le tengo que dedicar un post completo..., compré esos moldes para polos tan chulos. Mi hijo Daniel no hace más que pedirme que los estrenemos. He probado llenándolos con coca-cola sin más y de leche, pero no da buen resultado... así que he estado indigando por la red en busca de recetas para polos y, en cuanto los pruebe, publicaré las que más nos gusten.














Cómo no, moldes para galletas. El de estrella de nieve lo encontré en Käthe Wohlfahrt, una tienda originaria de Rothenburg ob der Tauber pero que hay por toda esa zona, en la que venden productos de Navidad durante todo el año. El otro era de Butlers, una tienda genial que lamentablemente no existe en España (fotos debajo) EDITO EL 31/01/11: ¡HAN ABIERTO TIENDAS EN MADRID!; quiero estrenarlo con alguna receta de galleta de chocolate.




Mostaza dulce. Y estrellas de anís, que aún no he probado nunca pero son tan bonitas que seguro que se pueden hacer cosas geniales con ellas.


Como dije antes de irme quiero volver a hacer Schnecken con una receta que localicé hace años en una web alemana. Pero resulta que los venden también ya casi listos para hacer. El disco de la derecha sirve para decorar con azúcar glas pero sobre todo (es para lo que lo quiero) para pasar las tartas o bizcochos de un lado a otro, como del molde al plato en el que se va a servir, que muchas veces es lo más delicado por el riesgo de que se quiebre en el intento.


Los moldes para muffin los compré en el aeropuerto por 2 €. Las cintas de colores las vendían en todos lados, incluso en los súper. Las servilletas son de Butlers, como el cortapastas del corazón.














Esto lo compré en otra tienda preciosa, Depot, que de momento tampoco vende en España.


Esta preciosa galletita de jengibre es un "smoker" de Käthe Wohlfahrt. La compré por lo mona que me pareció, pero entonces la vendedora me explicó en su escaso inglés que era un smoker... al principio me quedé un poco horrorizada creyendo que se metían cigarrillos dentro hasta que me enseñó las cajitas con los conos de incienso que arden en su interior, de forma que el humo aromático sale por unos agujeritos que la figura tiene en la parte superior. El erizo-marioneta lo compré para mi sobrino-ahijado James.


Estaba todo lleno de ranas-príncipe. Tengo ganas de hacer unas galletas decoradas inspiradas en ellas. La bolsa del dragóns es también de Butlers. Las marionetas de dedos para hacer son geniales, abajo las tenéis montadas, casi todas por Daniel, eran sencillísimas de hacer: venía todo pre-cortado y autoadhesivo.


Postales, las segundas compradas en Legoland Deutschland, donde también compramos las figuritas y llaveros de abajo, y alguna más que no aparece porque Daniel ya estaba jugando con ellas. El ratón lo compré en Rothenbur ob der Tauber y el ángel en el Virktualienmarkt de Múnich.















Y por último, lo que compramos en nuestra visita al FunPark de Playmobil de Zindorf, que también merece un post aparte. ¿Recordais que tras su cumpleaños temático de Bob Esponja, Daniel me dijo que el siguiente lo quería de Playmobil? ¡Pues ya tengo el mantel, la guirnalda de "Happy Birthday", la servilletas, los vasos y los platos. Las moneditas se hacían poniendo 5 cts. en una máquina del FunPark y haciendo girar la manivela... como buena coleccionista de Playmobil que soy, son para mí todo un tesoro.

¡Esto es todo! Bueno, en realidad Daniel volvió con bastantes Playmobil, Legos y juguetes varios, pero esos andan ya desperdigados por casa "cumpliendo su función".

26/7/2010

Lenguas de gato a la naranja

 
Ingredientes:

225 g de mantequilla a temperatura ambiente
140 g de azúcar glas
1 cáscara de naranja rayada finamente
1 yema de huevo ligeramente batida
2 cucharaditas de zumo de naranja
280 g de harina
1 cucharadita de jengibre molido
1 pizca de sal
115 g de chocolate negro troceado




Poner la mantequilla, el azúcar y la cáscara en el robot de cocina y batirlos con las palas planas. Ir incorporando la yema y el zumo mientras se bate. Tamizar la harina, el jengibre y una pizca de sal sobre la mezcla y remover lo justo para que quede incorporado. Hacer una bola con la masa, envolver en papel de film y dejarla en la nevera entre 30 y 60 minutos.
Precalentar el horno a 190 ºC.
Desenvolver la masa y extenderla entre dos hojas de papel de hornear hasta que tenga un grosor de 6 mm., formando un rectángulo. Dejar en el congelador durante unos 15 minutos.
Con un cuchillo afilado, recortar tiras finas y colocarlas en las bandejas cubiertas con papel de hornear dejando suficiente distancia entre ellas para que no se junten durante el horneado.
Hornear hasta que estén un poco doradas, unos 12-14 minutos, dejar un par de minutos en la bandeja y colocar después en una rejilla hasta que se enfríen completamente.
Poner el chocolate troceado al baño María hasta que se funda. Dejar que se enfríe, sin llegar a solidificar, y bañar las galletas hasta la mitad en diagonal. Colocarlas sobre la rejilla y esperar hasta que el chocolate se haya solidificado.

Trucos / consejos / comentarios:

Estas galletas, igual que las de "Pecado mortal de chocolate", son del libro "Con las manos en la masa... 100 recetas". En él se dice que la mantequilla, el azúcar y la cáscara se mezclen a mano (como el resto de ingredientes que luego se van incorporando), pero yo lo hice con un robot de cocina porque me resulta mucho más fácil así y creo que el resultado es mejor. También he añadido el paso de dejar la masa en el congelador, porque de otro modo la masa está algo pringosa, resulta difícil de cortar y su aspecto tras el horneado es peor.

Con el calor que está haciendo, una vez bañadas las galletas el chocolate no se endurecía, por lo que finalmente las puse en la nevera. Las saqué una vez enfriadas y el chocolate volvió a ponerse pringoso, esta vez con pequeñas burbujitas (como puede apreciarse en las fotos) que supongo que salieron por los cambios de temperatura. En definitiva: creo que esta receta es mejor hacerla en meses en los que no haga excesivo calor.

1/7/2010

Galletas pecado mortal de chocolate

  
Ingredientes:

225 g mantequilla a temperatura ambiente
140 g azúcar moreno
1 yema de huevo a temperatura ambiente
2 cucharaditas de esencia de vainilla
250 g harina
1 pizca de sal
55 g cacao en polvo
85 g pepitas de chocolate con leche
85 g pepitas de chocolate blanco
100 g de chocolate negro 70 % troceado



Precalentar el horno a 190 ºC.
Poner la mantequilla y el azúcar en un cuenco y batir (si es con Kitchen Aid: con palas planas, velocidad progresiva 3 unos 3-4 minutos).
Incorporar la yema y la esencia de vainilla y batir a velocidad baja, lo justo para que se incorpore bien.
Tamizar la harina, el acao y la sal, añadirlos a la mezcla y batir a velocidad baja, lo justo para que la masa quede homogénea.
Incorporar los tres tipos de chocolate y remover.
Formar bolas con la masa, ir colocándolas en las bandejas de hornear dejando distancia entre ellas porque ensanchan durante el horneado, y aplastarlas un poco.
Hornear 10-12 minutos. Dejar reposar unos 5 minutos en la bandeja y luego pasar, con la ayuda de una espátula de galletas, a una rejilla hasta que se enfríen del todo.


Trucos / consejos / comentarios:

Con estas cantidades salen unas 23 galletas.

Utilicé chocolate Valor en gotas tanto para el chocolate blanco, como para el chocolate con leche, como para el chocolate negro 70 %.

La receta original es del libro "Con las manos en la masa... 100 galletas", pero he variado la cantidad de harina, el tipo de azúcar (tengo debilidad por el azúcar moreno), la cantidad de chocolate negro 70%, el tamaño de las galletas (en la receta indica 12 y yo prefiero 23, que aún así siguen siendo enormes), he reducido el tiempo de horneado y añadido alguna precisión en la receta.

Las hice para "engorde" de una de mis hermanas, a quien su bebé James está dejando en los huesos, pero acabé comiéndome ocho yo... y es que están de vicio. Pensé llamarlas "galletas de cuatro chocolates", pero creo que a partir de "doble chocolate" o como mucho "triple chocolate" ya se entra en el terreno de lo prohibido... mientras las comes notas nítidamente cómo se aberronchan en caderas y muslos, pero están tan deliciosas que merece la pena.

He comprobado que, cuando se trata de hornear galletas, las láminas de silicona reutilizables que venden para sustituir al papel de hornear de usar y tirar no dan buen resultado: deben de sobrecalentarse porque los bordes de la base de la galleta acaban extendidos y finos en lugar de redondeados. En cualquier caso creo que estas galletas podrían hornearse directamente sobre la bandeja sin que hubiera luego dificultad para despegarlas, aunque por precaución preferí utilizar papel de hornear.

Con las manos en la masa... 100 galletas

  
Este libro lo compré, como tantos otros de cocina (y de no cocina), en Fnac. Julián y yo podemos perdernos allí durante horas ojeando libros y libros... y nos los llevaríamos casi todos si no fuera porque aún tenemos demasiados aún sin estrenar por falta de tiempo.



Vienen 100 recetas de galletas a partir de una receta básica que, con ligeras variaciones en algún caso, se repite en todas, añadiendo a veces nueces, otras chocolate, otras ralladura de naranaja...

Y por fin lo estrené antes de ayer: tras haber mirado todas las recetas y seleccionar más de 30 como mis preferidas, elegí para empezar unas de chocolate con una pinta estupenda y además rápidas y sencillas de preparar. Quedaron riquísimas pero decidí volver a prepararla al día siguiente con algunos cambios, sobre todo con más harina (y es que demasiada proporción de mantequilla sobre harina en la receta básica que hace que acaben derretidas durante el horneado) y esta vez ¡perfectas! Las he llamado "galletas pecado mortal de chocolate". Si las probais entenderéis por qué.

Iré publicando todas las que vaya probando que me gusten especialmente:

Galletas pecado mortal de chocolate
Lenguas de gato a la naranja
Galletas de naranja, canela y chocolate blanco