24/6/2010

Galletas de cacahuete

   
Ingredientes:

90 g mantequilla sin sal derretida
75 g azúcar moreno
90 g azúcar normal
225 g mantequilla de cacahuete “Crunchy”
1 huevo grande
1 cucharadita de esencia de vainilla
155 g harina
½ cucharadita de levadura
½ cucharadita de bicarbonato sódico
½ cucharadita de sal



Batir con un robot de cocina a velocidad media la mantequilla derretida, la mantequilla de cacahuete, los dos tipos de azúcar, el huevo y la esencia de vainilla, hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.
Tamizar la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal. Añadir la harina a la mezcla de la mantequilla y batir a baja velocidad sólo hasta que esté incorporada.
Con las manos hacer bolas con la masa, colocarlas sobre la bandeja de hornear y aplastarlas con la palma de la mano hasta que queden de un grosor aproximado de 1,25 cm. (si no se les va a dar la forma de la fotos ignorar lo escrito en cursiva y pasar directamente al horneado).

Si se quieren con la forma de la foto: Con un pincel de cocina enharinar el sello de “Home made” (cada vez), colocarlo sobre la galleta y apretar hasta que tenga un grosor de unos 0,75 cm. A continuación cortar el sobrante alrededor de la inscripción con un cortapastas de unos 6,5 cm de diámetro. Colocarlas en la bandeja del horno (sin papel de hornear) con un espacio de al menos 5 cm. de separación. Congelar las galletas durante al menos 1 hora, para evitar que la galleta se extienda y pierda la inscripción.

Precalentar el horno a 180º. Hornear hasta que estén ligeramente doradas, unos 12-14 minutos. Dejar reposar las galletas en la bandeja durante unos 7 minutos (aún estarán blandas) antes de pasarlas a una rejilla para que enfríen completamente.


Trucos / consejos / comentarios:
 
Con estas cantidades me han salido 20 galletas con un diámetro (una vez horneadas, que crecen un poco) de 7,5 cm cada una. También he variado algo las indicaciones y, sobre todo, he rebajado el tiempo de horneado porque con el indicado a mí se me tostaron demasiado, aunque como he dicho en otra ocasión cada horno es un mundo.
 
Como ella, no tuve más remedio que comprar el sello en Amazon UK. Costaba 9,87 libras (12,12 euros al tipo de cambio que me aplicaron) a los que hay que añadir los gastos de envío, en mi caso cerca de 11 euros, pero es que compré además tres libros... y es que soy incapaz de entrar en Amazon UK sin sentir un deseo irrefrenable de quemar la visa. Teniendo esto en cuenta, creo que hice un buen ejercicio de autocontrol.
 
 
Además utilicé un cortapastas estriado de un juego que tengo, aunque puede utilizarse un vaso o cualquier otro objeto del tamaño y forma adecuado.
 
 
 
 
 
 
Yo derretí la mantequilla en el microondas, a media potencia.
 
En realidad lo único que da algo de trabajo en esta receta es dar la forma a las galletas. Pero están igual de ricas haciendo simplemente bolas con la mano y aplastándolas ligeramente con la palma. O bien utilizando cualquier cortapastas que tengais, con la forma que sea.
 
Utilicé la mantequilla de cacahuete “Crunchy” (2,60 € / bote) que venden en la sección internacional de Carrefour (y supongo que en otros muchos sitios). Aunque indica un peso neto de 228 g por más que rebañes no conseguirás sacar más de 225 g, que es a lo que he adaptado la receta, ya que siempre queda algo pegado en el bote (a menos que seas un oso hormiguero, claro).
 
 
Las preparé para mis compañeros de yoga y para un par de compañeros de la oficina que nunca me dicen eso de "estoy a dieta" o "uy, pero eso debe de engordar muchísimo" y fue todo un éxito, les gustaron tanto como a mí, que me veo obligada a catar todo lo que preparo y a comerme las unidades que no superan el control de calidad. De hecho me gustaron tanto que, según terminé de prepararlas, me fui a Carrefour a comprar otros dos botes de Sun-Pat Crunchy: los que veis en la foto superior.
 
Me pareció que a estas galletas tan americanas y con el toque "vintage" del sello "HOME MADE" les iba que ni pintado este plato que compré en la increíble tienda Doctor Paper de Barcelona:
 













Espero que os animéis a hacerlas y me contéis qué os han parecido.

22/6/2010

Zumo de naranja y mango

   
Ingredientes:

2 naranjas
1 limón
1/2 mango
1 cubilete (100 g) de azúcar
500 ml agua fresca

 
 
 
 
 


Cortar las naranjas y el mango en trozos y pelar el limón. Quitar las pepitas de las naranjas y el limón.
Poner el mango, las naranjas, el limón y el azúcar en el vaso de la Thermomix y batir 3 minutos a velocidades progresivas 5-7-9 (un minuto a cada velocidad).
Parar la Thermomix, añadir el agua y batir 10 segundos a velocidad 6.
 
Trucos / consejos / comentarios:
 
Con estas cantidades hay para 5 vasos, pero seguro que más de uno querrá repetir...

Si las frutas están recién sacadas de la nevera, más fresquito estará el zumo.
 
Cuando peles las naranjas y el limón es importante que no quede nada de la parte blanca de la cáscara, porque es esta parte la que amarga.
 
Si no tienes Thermomix, puedes prepararlo con una licuadora o batidora.
 
Este zumo está realmente increíble. Queda espumoso y con un sabor fantástico. Además de contener muchas vitaminas y antioxidantes. En casa lo tomamos para desayunar todos los fines de semana.
 

Mis series: "Comidos"

   En el poblado de "Los otros"...



Continuará...

Próximamente: "Ubre (los Cocinantes)"

21/6/2010

Red Velvet Chocolate Heartache de Harry Eastwood

      
Este libro lo compré por internet en Amazon UK. Me costó 12,32 libras (15,13 euros al tipo de cambio que me aplicaron, más gastos de envío). Amazon UK es una maravilla: no sólo tienen una cantidad desbordante de productos alucinantes, sino que además llegan muy rápidamente, en mi caso para los pedidos que he hecho hasta ahora algo menos de una semana.


Lo compré porque me gustó la portada y tenía una puntuación muy alta (otra ventaja de Amazon UK: los productos pueden ser puntuados por sus compradores). Y debo decir que ha superado incluso mis expectativas: la estética es absolutamente deliciosa. Estas son las imágenes de la parte interior de la portada:


Algunas fotos que acompañan las recetas:




Como pega pondría el que no todas las recetas se acompañan de foto, algo que yo valoro mucho pues me ayuda a hacerme una idea de qué voy a hacer y cómo se supone que ha de quedar. Y el que utilizan ingredientes como "buttermilk" (literalmente: "leche de mantequilla") o la nata doble que resultan muy difíciles de encontrar en España.
Recetas que voy haciendo de este libro:

     Cupcakes glaseados de limón y fresa
     Cupcakes de mora y mascarpone
     Cupcakes de calabaza y queso

Cupcakes from the Primrose Bakery

   
Primrose Bakery es el local de este tipo más famoso en Londres. Sigue la línea de "bakerys" (no sé cómo traducirlo al español... no sería ni horno, ni pastelería, ni cafetería, sino algo intermedio) americanas como Magnolia Bakery, a la que iban Carrie y sus amigas en Sexo en Nueva York.

Las dueñas eran dos amas de casa que empezaron cocinando para la familia y amigos, después para los vecinos... y ante la demanda creciente que tenían decidieron abrir un local. Actualmente ya tienen dos, ambos en Londres. Han publicado un libro con sus recetas. Yo lo compré por internet en Amazon UK (todo un descubrimiento, en serio, tienen infinidad de productos maravillosos) por 7,77 libras (9,54 euros al cambio que me aplicaron, más gastos de envío).


El libro es fantástico, tanto por el tipo y cantidad de recetas que contiene como por su estética (del libro, me refiero, aunque la de los cupcakes y pasteles también es increíble). ¿No os parece también preciosa la de sus locales?


Creo que los ingredientes de la receta están bien en cuanto a proporción (todo sale con buen sabor), aunque en cuanto a cantidad no se ajusta a lo que indican (nº de magdalenas que salen o tamaño del molde para esa cantidad de masa). Y los procedimientos indicados tampoco me parecen los ideales, como cuando indica que la harina se añada casi al inicio de la mezcla de ingredientes, lo cual da como resultado un bizcocho duro.

16/6/2010

Galletas de Lacasitos, M&M's y Conguitos



Ingredientes:

200 g de harina normal
Una pizca de sal
5 g de azúcar vainillado
75 g de azúcar moreno
125 g de mantequilla a temperatura ambiente
Un puñado de M&M´s, Lacasitos o Conguitos

Mezclar todo menos los M&M´s, Lacasitos/Conguitos, hacer bolitas aplastadas, poner sobre papel de hornear en una bandeja, colocarles tres M&M´s/Lacasitos/Conguitos a cada una un poco incrustados y meter la bandeja en el centro del horno. Hornear a 200 º durante unos 12 minutos. Al sacarlas del horno dejarlas reposar 2 ó 3 minutos y después pasar a una rejilla y dejar enfriar ahí.

Trucos / consejos / comentarios:

Esta receta es de un libro de cocina infantil de Daniel. Es sencillísima y muy rápida de preparar, y el resultado es estupendo. Hace dos o tres años las preparamos juntos para que las llevara al cole el día de su cumpleaños y a sus compañeros les encantaron, incluso varias mamás me pidieron la receta después.

Con el tamaño con el que las hago me salen unas 14 unidades. En esta ocasión he hecho el doble de cantidad porque quiero llevárselas a mis compañeros de yoga y que aún queden para casa (ñam, ñam).



Al principio queda una masa desmigajada y quizás penséis que le falta mantequilla, pero no, basta con ir cogiendo puñados, apretar con las manos para que se compacte dándole forma de bola y luego al dejarlas en la bandeja aplastarlas un poco:



Antes mezclaba los Lacasitos, Conguitos o M&M's directamente en la masa. Ahora prefiero hacer la forma de las galletas y luego ponerle tres o cuatro por encima de forma que se vean: quedan más bonitas y así cada uno puede elegir de qué las prefiere. La próxima vez además pondré también otros dos por dentro.


En la receta original indican 15 minutos de horneado, pero en mi horno con 12 minutos a esa temperatura es suficiente.


15/6/2010

Natillas con Thermomix

   
Ingredientes:

6 yemas
600 g de leche
130 g de azúcar
1 cucharadita de azúcar vainillada
1 cucharadita de maizena (si las quieres más espesas)

Con mariposa, verter todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix y programar 7 minutos a 85 ºC, velocidad 1 y 1/2. En caso de que al terminar tengan espuma, poner 2 minutos más a 90 ºC, velocidad 1 y 1/2. Dejar girando unos segundos sin temperatura.



Trucos / consejos / comentarios:

Se pueden utilizar 3 huevos enteros en lugar de 6 yemas. En este caso, poner los huevos y la leche y mezclar 10 segundos a velocidad 3, a continuación añadir el resto de ingredientes y proceder según la receta.

Esta receta es del libro de Thermomix ("Un nuevo amanecer"... título y portada dignos de cualquier secta que se precie), simplemente he añadido lo de la cucharadita de maizena y he quitado el limón y el licor opcional, pues me resultan mucho más buenas sin ellos. A pesar de ello la copio aquí porque es, con mucho, la receta de este libro que más veces hemos hecho.

Quedan unas natillas fantásticas, tanto de sabor como de textura. En alguna ocasión la mezcla ha llegado a hervir, se ha salido del vaso y se ha cortado. Por ello es mejor poner la temperatura más cerca de 80 ºC que de 90 ºC.

Las preparo siempre poniendo caramelo en el fondo de las copas donde voy a servir las natillas y luego remuevo un poquito, porque me encanta el contraste del sabor suave de las natillas con el sabor intenso del caramelo.

9/6/2010

Restaurante XXL Walgeist Hofheim (Frankfurt)

    
Si alguna vez vais a Frankfurt y tenéis ocasión no dejéis de pasaros por el restaurante "XXL Walgeist Hofheim". En mi caso recibí un correo (de estos en cadena con fichero power point) en agosto de 2009, justo unos días antes de salir de viaje en coche por Europa, y no dudé en añadirlo al recorrido.














Fue todo un acierto: no sólo la comida y la bebida (las que veis en la foto eran las "pequeñas") tiene un tamaño increíble, es que además estaba todo terriblemente bueno y encima buen precio. La dirección es Schloβtraβe 70, 65719 Hofheim, cerca de Frankfurt.


Esta es la cara que se le quedó a Daniel después de "terminar"... por suerte son previsores y tienen en una mesa central con rollos de papel albal para que cada cual envuelva aquello que ya no puede comerse y quiere llevarse. Como teníamos maleta nevera al día siguiente desayuné ¡hamburguesa! y estaba tan rica como el día anterior.

7/6/2010

Cupcakes de Bob Esponja

      
Los he hecho con la receta de magdalenas de Magnolia Backery, la de fondant casero (pasta de azúcar).


Para hacer a Bob Esponja y a Patricio utilicé de modelo las mismas cartulinas que usé para cortar las galletas. Las letras y los círculos blancos bajo ellas los recorté con cortapastas.

El buttercream lo puse con manga pastelera, utilizando la boquilla 1M de Wilton (la misma que utilicé para los merengues). Primero se hace una espiral en la parte de abajo, partiendo desde el borde, y después se hace una segunda espiral, más estrecha, sobre la primera. Viene muy bien explicado la página de Wilton.


No termina de convencerme el aspecto del rotulador comestible sobre el fondant, que utilicé para pintar las bocas de tres de los cuatro Bob Esponja y las pestañas de todos ellos. Así que la próxima vez utilizaré también fondant aunque resulte difícil recortar y pegar algo tan finito.

Y aquí el pedazo de castillo hinchable... ¡suerte que pedí el mediano y no el grande! No quiero ni imaginar cómo será este ¡era el mediano y casi tenemos que montarlo en la calle! Cuando le dije las medidas a mi marido me contestó que alguno de los niños acabaría en el jardín de los vecinos de un bote. Por suerte finalmente no tuvimos que ir a recolectarlos por el vecindario, aunque hubo un momento en que el compresor se paró y el castillo empezó a deshincharse con los niños dentro y yo, que no sabía que no tenía techo (no se alcanzaba a ver desde mi altura), imaginándomelos asfixiándose dentro (vale, soy un poco paranoica...) me lancé en plancha a lo Indiana Jones cuando la boca estaba a punto de cerrarse ¡y me los encontré muertos de risa! Se pasaron el resto del cumple pidiendo que volviéramos a deshincharlo.


Fondant (pasta de azúcar)

  
Ingredientes:

450 g de nubes blancas cortadas en trozos pequeños
3 cucharadas de agua
800 g azúcar glas
Crisco (o margarina)
Colorantes alimentarios en gel

Untar con Crisco un cuenco de cristal y el cuenco y las palas planas de la Kitchen Aid.
Poner en el cuenco de la Kitchen Aid 700 g de azúcar glas (reservar 100 g).
Poner en el cuenco de cristal el agua y las nubes y remover para humedecer estas. Meterlo en el microondas a potencia máxima por intervalos de 30 segundos, removiendo después de cada intervalo, hasta que las nubes estén derretidas.
Verter sobre el azúcar las nubes derretidas y batir a velocidad 2 con la Kitchen Aid hasta que se forme una masa. Si se hace sin robot de cocina, amasar sobre una superficie engrasada, al principio con ayuda de una paleta tipo yesero ya que la masa es muy pegajosa.


Engrasar una superficie limpia con Crisco (si no se tiene Crisco, con margarina), verter el fondant y, con cuidado (porque es bastante pegajoso), amasar durante unos cinco minutos como si fuera pan, hasta que esté suave.
Si es necesario volver a untar las manos con Crisco, cubrir la masa con los 100 g restantes de azúcar para evitar que se pegue y amasar un poco más.
Para teñirlos añadimos un poco de colorante alimentario y amasamos hasta que quede uniforme. Es mejor utilizar guantes de vinilo para no mancharse las manos.
Poner una fina capa de Crisco, envolver en papel film, meter en una bolsa de plástico y dejarlo reposar 30 minutos antes de usar.
Se conserva fuera de la nevera durante meses. Cuando no se esté utilizando hay que envolverlo bien en papel film y dentro de una bolsa para evitar que se seque.
 
Trucos / consejos / comentarios:
 
Está bien hacerlo como experimento... pero, para mi gusto, no de forma habitual. Es muy pegajoso y el resultado no es tan fácil de trabajar como el comprado.


Hay que comprar nubes blancas para hacer el fondant, al menos si es para usar fondant de color blanco o de colores claros diferentes al rosa.


En cuanto al fondant comprado, de todos los que he probado el que más me gusta es el de Funcakes.
 
Tarda en endurecer por lo que no vale para hacer figuras que deban sostenerse por sí mismas, a menos que se meta por dentro un fideo o algo para "armarlo". Si al fondant se le añade CMC o goma tragacanto (tanto una como otras tienen un aspecto parecido a la maizena) se convierte en pasta de goma, más elástico y que endurece más rápidamente.

Al trabajar con el fondant, sea casero o comprado, es fundamental que todo esté bien limpio, porque cualquier motita, pelusa, miga... se quedará pegado a él (como ocurre con la plastilina y es que es como la plastilina) y será casi imposible quitarlo. Yo me lavo las manos muy bien antes de empezar, limpio y seco a conciencia la superficie en la que voy a trabajar y  hasta me aseguro de no llevar ropa que suelte pelusilla.

Antes de empezar a trabajar con el fondant hay que amasarlo un poco para que se ablande. Una vez ablandado puede trabajarse igual que la plastilina y si lo que queremos es estirarlo (por ejemplo para cubrir una tarta) lo haremos con un rodillo de fondant sobre una superficie bien limpia (como a la plastilina, se le pega cualquier impureza y luego es imposible limpiarla) y antiadherente (yo suele usar tablas de cortar de IKEA, también vale el papel de horno). Podemos cortar formas con cortapastas. También podemos teñirlo del color que queramos con los mismos colorantes en gel que se utilizan para el glaseado, aunque si vamos a utilizar bastante rojo o el negro merece la pena comprarlo ya coloreado (para conseguir estos colores hay que utilizar mucho colorante y puede acabar quedando pringoso el fondant). El fondant no caduca (lleva fecha de caducidad, pero en realidad no se pone malo, es básicamente azúcar) pero es importante que esté bien aislado para que no se quede duro: para eso hay que envolverlo en papel de film y luego meterlo en una bolsa zip o con pinza, y siempre a temperatura ambiente (nada de nevera).

El fondant se pega a las galletas con mantequilla que habremos untado previamente en la superficie de estas, a los cupcakes con buttercream extendido sobre estos, y entre sí (fondant con fondant) con agua untada en una de las superficies con un pincel humedecido.

2/6/2010

Magdalenas para cupcakes, de Magnolia Bakery


  
Ingredientes:

185 g de harina leudante
150 g de harina normal
200 g de mantequilla a temperatura ambiente
400 g de azúcar
5 huevos a temperatura ambiente
225 ml de leche
1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparar un molde de magdalenas con papeles de magdalenas.
Precalentar el horno a 180º. En un cuenco pequeño mezclar las harinas y reservar.
En un cuenco grande, mezclar la mantequilla a velocidad media hasta que quede cremosa y uniforme. Agregar el azúcar gradualmente y batir durante 3 minutos. Agregar los huevos, uno por uno, batiendo bien tras cada uno. Agregar los ingredientes secos en tres partes, alternando con la leche y la vainilla. Con cada ingrediente, batir hasta que queden bien incorporados pero sin batir de más.
Llenar los moldes hasta 2/3 de su capacidad. Hornear durante 25 minutos o hasta que introduzcamos un palillo y salga limpio. Dejar enfriar en el molde durante 15 minutos y posteriormente dejarlos enfriar completamente fuera del molde antes de cubrir.


Trucos / consejos / comentarios:

Esta receta es de un libro de Magnolia Bakery, el local que aparecía en la serie Sexo en Nueva York y que tiene mucha (y buena) fama en esa ciudad.

Me han salido 20 unidades.

Estas magdalenas apenas forman "barriga" ya que están pensadas para ser decoradas como cupcakes.

Tienen un sabor delicioso... si tomas una, querrás otra más, y luego otra y... bueno, ya sabemos lo que pasa con estas cosas (que al final la "barriga" nos sale a nosotros, snif).

Tarta de Bob Esponja

     
La base de esta tarta es el bizcocho de Madeira. Gracias a la consitencia de este, pude estar llevándola de un lado a otro cogiéndola directamente de la base del bizcocho (sin necesidad de plato ni nada similar) sin peligro de que se rompiera o perdiera la forma.


Utilicé un molde rectangular de 20 cm de ancho y, como me sobraba de largo (hasta los pantalones, que es hasta donde llega el bizcocho, hay 20,5 cm) y la cantidad de masa no era mucha, puse papel albal de relleno en uno de los extremos del molde, para que el bizcocho quedara con esas medidas.

Recorté el modelo que previamente me había imprimido con las medidas indicadas (20 x 20,5) y lo puse sobre el bizcocho para recortar con un cuchillo pequeño la forma.

Primero di una capa de margarina por la parte superior y los laterales del bizcocho, ya que esta sirve para pegar el fondant al bizcocho. Se puede utilizar mantequilla, pero la margarina es más untuosa y por tanto fácil de extender.

Tomé el fondant amarillo (teñido con colorante Americolor) y lo extendí con un rodillo de fondant. Utilizando de nuevo el modelo en papel, recorté la forma donde la cara se junta con la camisa, dejando la parte superior y los lados sin recortar, ya que deben cubrir el lateral. Lo tomé con cuidado (con ayuda de un rodillo grande), lo puse sobre el bizcocho y fui ajustándolo y pegándolo a él: incluso las esquinas quedan perfectas, sin pliegues, el fondant es increíble. Después hice lo mismo para la camisa y los pantalones.

A continuación recorté los ojos y los mofletes con el modelo de papel, e hice la forma de la boca y las pestañas haciendo un rollo fino de fondant igual que hacía de niña con la plastilina (se trabaja de la misma forma). Y por último le puse unos puntitos rojos como pecas (haciendo bolitas directamente con la mano). El fondat se pega al fondant pintando una de las superficies a pegar con un pincel humedecido en agua.

La raya roja debajo la boca y las de alrededor de los mofletes las hice con un glaseado (icing) comprado. Y en lugar de poner verde en las manchitas de la cara, pensé que quedaría mejor hacerle hoyitos con estekas.

Entonces, feliz con lo que llevaba hecho hasta el momento, la dejé cuidadosamente sobre la barra de la cocina, donde creí que estaría a salvo, y me fui a mi clase de yoga...

... Sólo estuve fuera una hora, una hora simplemente. Pero a la vuelta me encontré con que mi Bob Esponja tenía un agujero en mitad de la frente (con forma y tamaño sospechosamente parecidos a los de un dedito...). Daniel estaba ya durmiendo así que no pude someterle al interrogatorio hasta el día siguiente. Entonces, y tras hacerme prometerle que no habría represalias (dios, se las sabe todas), confesó que quería comprobar que realmente había bizcocho debajo... Le he sugerido que en próximas ocasiones mejor me pregunte. En fin, no pude enfadarme con él, primero porque se lo había prometido y segundo porque tuve que aguantarme la risa cuando confesó.

El caso es que esto me ha hecho perderle bastante el miedo al fondant. Porque yo temía incluso dejar una marca al presionar demasiado con algo o al tocarlo. Y resulta que pude hasta disimular ese agujero. Una vez se ha roto la superficie del fondant la única forma de cerrarlo y que quede lisa es volver a hacer una bola con el fondant y alisarlo de nuevo con el rodillo, pero esto no era posible puesto que ya estaba pegado al bizcocho y, en caso de despegarlo, habría arrastrado detrás la margarina y migas de bizcocho. Por lo que decidí darle suavemente con el rodillo de fondant hasta empujar el agujero al lateral, donde lo cerré y, aunque no quedó totalmente liso, está en un sitio donde apenas se nota.


Para terminar hice los brazos y piernas, enteramente con fondant, y los uní al cuerpo pasando por su interior fideos (mejor utilizar esto que palillos, por si alguien lo mordiera) que pinché en el bizcocho.


Estoy encantada con el resultado, creo que para ser mi primera tarta de estas características está bastante bien. Daniel ya me ha advertido que la próxima la quiere de Playmobil... sielos, menos mal que tengo un año por delante para echarle imaginación...

Bizcocho de Madeira

    
Ingredientes:

150 g de mantequilla reblandecida
¼ cucharadita de esencia de vainilla
3 huevos medianos batidos
2 cucharaditas de zumo de limón
200 g de harina normal
2 cucharaditas de levadura
200 g de azúcar normal

Mezclar la mantequilla, la esencia de vainilla, los huevos y el limón (si es con Kitchen Aid, con las palas primero batir la mantequilla, después añadir la esencia, luego lentamente los huevos batidos y por último el zumo de limón). Mezclar y tamizar la harina, la levadura y el azúcar. Combinar ambos grupos hasta que estén bien mezclados. Hornear en un molde previamente engrasado a 170 ºC durante aproximadamente 1 hora.

Trucos / consejos / comentarios:

Este bizcocho es muy habitual en Reino Unido. Lo probé por primera vez en casa de una de mis hermanas; lo había preparado su marido, que es galés y fue quien me pasó la receta.

Con las cantidades indicadas hay para un molde pequeño, de 18 ó 20 cm.

Está muy bueno y es muy consistente, casi recuerda a una galleta danesa. Es perfecto como base para tartas decoradas, como la de Bob Esponja, porque puede llevarse de un lado a otro (directamente desde la base del bizcocho, sin necesidad si quiera de plato) sin que se quiebre ni doble.

Olvidé hacerle una foto antes de decorarlo (glups), pero prometo hacerlo la próxima vez y añadirla en esta entrada.